El tiempo de las libélulas

libélula

Rechinido de alas albanene, entre azul y buenas noches. Despiertan de mañana y se baten en el aire.

Frágiles al vuelo, desordenadas, oscilan entre azules verdosos y dorados colores. Se intercalan con las hojas y hacen forma de infinitos como quien dibuja en el aire con los dedos.

Se elevan queriendo alcanzar las nubes, pero se devuelven a los lirios, al lodazal y al agua clara.

Se paran con el cuerpo simétrico, delineado y esas alas que parecen párpados furiosos que nunca dejan de moverse. Avanzan atómicas y confunden su sonido con el agitar de las ramas.

Avioncitos de papel, retazos de hélices que nunca acaban por aterrizar, hacen suyo el tiempo cuando salen a la luz; extrañas patas de conejo de la buena suerte que nunca se dejan alcanzar.

Vuelan con dirección al sol, revelándose caleidoscópicas, sin poderlas explicar, solo aptas para admirar.

 

Imagen recuperada de: https://wall.alphacoders.com/big.php?i=539324&lang=Spanish

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

Casa Octavia

Residencia para Escritoras

Semiósfera vital

El espacio de encuentro y debate en torno a la semiótica, la comunicación y la cultura

Fantasmagorías

Lo que pasa por mi cabeza hecho blog.

A %d blogueros les gusta esto: